Restaurante

Historia

DEL RESTAURANTE

Todo comenzó en la playa de Urbanova, muy cerca del aeropuerto de Alicante, a partir de un capricho relacionado con la hostelería por las raíces de Raquel, la caprichosa en cuestión, quien proviene de una familia soriana criada en Aragón de tradición hostelera, exactamente de Calatayud en el Hotel Marivella donde se crió Raquel.

En 1993 El Capricho de Raquel abrió sus puertas para ofrecer una cocina cuidada y tradicional. En un local pequeño y recogido, a la vez que acogedor.

Raquel comenzó su andadura de la mano de su marido Jesús. Hacia el año 2000 los hijos de Raquel y Jesús fueron introduciéndose en el negocio familiar. A día de hoy cada uno de ellos lleva a cabo diferentes tareas en las que se han formado y continúan haciéndolo para poder atender a su clientela con mayor profesionalidad.

Con el tiempo, mucho esfuerzo y dedicación se ha ido cambiando, creciendo y haciendo realidad un sueño familiar que a día de hoy sigue avanzando. Son varias las ampliaciones y reformas que se han realizado a lo largo de la trayectoria pero ahora se ha realizado un cambio de imagen completo a El Capricho de Raquel. Donde se respeta tres salones muy cuidados con mucho encanto, además de un amplio recibidor junto a la barra.

La familia y equipo de El capricho de Raquel cree en los espacios cuidados al detalle para que su clientela pueda disfrutar al máximo de los platos tradicionales que Raquel prepara con tanto cariño.

Para conocer más sobre El Capricho de Raquel visita la magnífica playa de Urbanova, y vive una grata experiencia.

Historia

DEL RESTAURANTE

Todo comenzó en la playa de Urbanova, muy cerca del aeropuerto de Alicante, a partir de un capricho relacionado con la hostelería por las raíces de Raquel, la caprichosa en cuestión, quien proviene de una familia soriana criada en Aragón de tradición hostelera, exactamente de Calatayud en el Hotel Marivella donde se crió Raquel.

En 1993 El Capricho de Raquel abrió sus puertas para ofrecer una cocina cuidada y tradicional. En un local pequeño y recogido, a la vez que acogedor.

Raquel comenzó su andadura de la mano de su marido Jesús. Hacia el año 2000 los hijos de Raquel y Jesús fueron introduciéndose en el negocio familiar. A día de hoy cada uno de ellos lleva a cabo diferentes tareas en las que se han formado y continúan haciéndolo para poder atender a su clientela con mayor profesionalidad.

Con el tiempo, mucho esfuerzo y dedicación se ha ido cambiando, creciendo y haciendo realidad un sueño familiar que a día de hoy sigue avanzando. Son varias las ampliaciones y reformas que se han realizado a lo largo de la trayectoria pero ahora se ha realizado un cambio de imagen completo a El Capricho de Raquel. Donde se respeta tres salones muy cuidados con mucho encanto, además de un amplio recibidor junto a la barra.

La familia y equipo de El capricho de Raquel cree en los espacios cuidados al detalle para que su clientela pueda disfrutar al máximo de los platos tradicionales que Raquel prepara con tanto cariño.

Para conocer más sobre El Capricho de Raquel visita la magnífica playa de Urbanova, y vive una grata experiencia.